Ficha técnica

Título: Preces Gertrudianas

Autor: Dionisio de la Concepción

Año de publicación: 1884

Páginas: 406

Altura: 13 cm

Anchura: 9 cm

Grosor: 2 cm

Peso: 173 g

Encuadernación: piel de gran calidad

Libro: antiguo, en buen estado de conservación

Sobre el libro

La obra, Preces Gertrudianas. Médula de devotísimas oraciones publicada en 1884, fue traducida del latín al castellano por el carmelita descalzo Dionisio de la Concepción. Este libro es una colección de oraciones entresacadas de las revelaciones de las hermanas Gertrudis y Methildis, pertenecientes a la Orden de San Benito.

Estructura de la obra

Se trata de un libro lleno de útiles devociones recomendadas para cualquier momento del día. Consta de dedicatoria, prólogo y se estructura en diez partes:

  1. Oraciones para la mañana, entre día y para la noche.
  2. Oraciones para oír devotamente la misa y adorar el santísimo Sacramento.
  3. Oraciones a la Santísima Trinidad, y actos muy excelentes de las principales virtudes.
  4. Oraciones a Jesucristo, verdadero Dios y hombre, muy devotas.
  5. Oraciones a la sagrada pasión, muy pías y meritorias.
  6. Oraciones a la Virgen nuestra Señora, y de sus dolores.
  7. Oraciones a los demás santos, y muy especiales a Santa Gertrudis.
  8. Oraciones para las necesidades de la Iglesia, y de los amigos atribulados, enfermos, agonizantes y difuntos.
  9. Oraciones para remisión de los propios pecados, y para antes y después de la confesión.
  10. Oraciones para antes y después de la Comunión.

Oración a Cristo pendiente en la cruz

Esta oración dedicada a la pasión pertenece a la quinta parte y se encuentra en la página 190 de Preces Gertrudianas. Médula de devotísimas oraciones.

“Oh amantísimo Señor mío Jesucristo, por aquella grande caridad con que amasteis al linaje humano, cuando Vos, Rey celestial, estabais pendiente en el madero de la cruz, el cuerpo todo llagado, traspasado el corazón, los sentidos turbados, el rostro tristísimo, las sangrientas llagas destilando gotas de sangre, los brazos extendidos, clavados y traspasados los pies y manos, estirados los miembros, la boca y mejillas acardenaladas, el rostro pálido, el color mortal, los ojos llenos de lágrimas, la voz llorosa, inclinada la cabeza, abierto el costado, y el alma tristísima; y finalmente por aquella pena con la cual vuestro dulcísimo corazón se rompía de dolor, cuando el alma salió de vuestro cuerpo santísimo, os suplico tengáis misericordia de la mía en la hora de su tránsito y salida de este mundo”.

Puedes adquirir un ejemplar en nuestra tienda online 

 

o a través de los servicios de la tienda